Como es habitual, en Combi Catering seleccionamos un alimento que forma parte de los menús de los comedores escolares que gestionamos en Aragón, Cantabria y Asturias como Alimento del Mes. Siempre es un alimento saludable, que destaca por sus propiedades y sus características. Y en esta ocasión, el primer alimento del año 2022 es el pan integral. Un alimento que acompaña al ser humano desde hace 3.000 años.

El pan integral se diferencia del pan blanco en que contiene una gran cantidad de fibra y mayor cantidad de minerales y vitaminas del grupo gracias al uso de harinas poco procesadas en su elaboración. Es decir, estas harinas no han sido sometidas a procesos de refinados para extraer parte del grano. Esta elaboración permite que se mantengan todas las partes del grano del cereal.

Pan integral

El cereal integral es el grano completo que se utiliza para elaborar estos tipos de panes, o la pasta integral. A diferencia del grano refinado utilizado en el pan blanco, en el cereal integral no se elimina ninguna de sus tres partes. Por eso, el pan integral contiene endospermo (es lo que la gente entiende como grano, y contiene proteínas y carbohidratos que nos proporcionan energía), salvado (que es la parte del grano que protege al endospermo, y la que contiene la fibra que ayuda a regulación intestinal), y germen (repleto de nutrientes, contiene vitaminas del grupo B y minerales).

En definitiva, las tres forman los granos enteros, que son  justos los que contienen el pan integral, frente al pan blanco o normal, que utiliza únicamente harina refinada, desechando la cáscara y el germen del cereal. Según The British Dietetic Association, los cereales con granos enteros contienen un 75% más de nutrientes que los refinados.

Pan Integral

En el caso del pan blanco, para elaborarlo se utiliza harina blanca refinada que ha sido sometida a un proceso en el que la durante la molienda se retira el salvado, eliminando así la fibra, y vitaminas B1, B2, niacina, ácido pantoténico, B6, biotina, folatos, carotenos y vitamina E), minerales como el magnesio, zinc, hierro o calcio.

Beneficios de consumir pan integral

Consumir pan integral dentro de una dieta saludable y equilibrada es beneficioso para el sistema digestivo, ya que es un alimento rico en fibra. La fibra es de gran ayuda a la hora de facilitar la digestión, combatir el estreñimiento y reducir los niveles de glucosa.

El consumo de cereales, junto con el consumo de frutas y verduras, también ayuda a prevenir el cáncer de colon y el de recto. En este sentido, el pan integral cuenta con propiedades anticancerígenas, tales como el ácido fítico y fenólico, que están contenidos en los granos enteros. Pero recuerda, que no hay súper alimentos que nos protejan de las enfermedades. Estos actúan siempre dentro de una vida y de una dieta saludable.

Los granos integrales con los que se elabora el pan integral también son buenos para el corazón. La fibra ayuda a controlar los niveles de colesterol malo, y aumenta los de colesterol bueno. También está comprobado que las personas que consumen a diario cereales integrales como la avena o el centeno reducen el riesgo de sufrir diabetes. Y respecto a las personas que tienen ya diagnosticada la diabetes, el consumo de pan integral ayuda a mantener los niveles de glucosa dentro de los límites aceptables. Aún así, siempre debes consultar con tu médico.

¿Te animas a consumir pan integral en tu día a día ahora que conoces sus propiedades?