Junto a la elaboración de menús saludables elaborados con alimentos ecológicos, de cercanía y de temporada, otro de los grandes pilares de la estrategia de alimentación sostenible de COMBI CATERING es la lucha contra el desperdicio alimentario. El año pasado mismo nuestra empresa se adhirió al Código Aragonés de Buenas Prácticas frente al Desperdicio Alimentario, y hoy queremos recordar que este martes 29 de septiembre se celebra el Día Internacional contra el desperdicio alimentario.

Una jornada importante para poner en valor los alimentos y promover su uso responsable, en un momento en el que el controlar la producción y el uso de los recursos de nuestro planeta es clave a causa de la crisis climática que está obligándonos a refundar el sistema productivo y de consumo (hay estudios que señalan que se si los alimentos de usan y distribuyen de una forma más racional,  podríamos evitar un 14%  de las emisiones provenientes de la agricultura en 2050). Pero además, en este momento, a la crisis ambiental hay que sumar la crisis económica provocada por la pandemia de la COVID 19, una crisis que debería llevarnos como sociedad a tener más conciencia para evitar tirar comida por respeto a toda la gente que está teniendo dificultades para alimentar a sus familias.

¿Qué podemos hacer para eliminar el desperdicio alimentario?

Día internacional contra el desperdicio alimentario

Además de las medidas que hemos puesto en marcha desde hace años empresas de restauración colectiva o grandes distribuidores, todos podemos contribuir a reducir el desperdicio alimentario en el hogar. Entre las acciones que podemos desarrollar en nuestras casas, destacan puntos como:

  • Diseñar menús semanales para planificar la compra y adquirir cantidades justas para adaptarnos a las necesidades reales de nuestra familia. Además, planificando tus menús, comerás más sano al dejar menos espacio a la improvisación.
  • A la hora de comprar, adquiere formatos que se ajustan al tamaño de tu hogar para evitar que tengas que tirar las sobras.
  • Revisa tus formas de almacenar alimentos. Es importante que distingas entre la fecha de caducidad y la de consumo preferente, y come primero los alimentos que caducan antes. También es importante que revises la forma de guardarlos, para que te sea fácil controlarlos.
  • Programa adecuadamente el frigorífico a 5º y el congelador a -18º para que los alimentos se conserven mejor.
  • A la hora de cocinar, calcula las cantidades para servir las raciones adecuadas. Por un lado, evitarás comer demasiado, y por otro, no tendrás que tirar nada.
  • Reutiliza alimentos. Si te sobra comida, reutilízala. Con restos de pollo puedes preparar una ensalada, con carne, puedes preparar ropa sucia o canelones.Si te sobran verduras, puedes preparar una crema…
Compra lo que necesitas, y come lo que compres.