Aunque en los coles ya están de vacaciones, en COMBI CATERING seguimos al pie del cañón. Y como sabemos que sois muchos los padres que entráis a nuestro blog para leer nuestros consejos sobre alimentación sana y equilibrada, este verano vamos a seguir informando sobre rutinas alimentarias o sobre las propiedades de determinados alimentos. Hoy, tras daros hace un par de semanas varios consejos para mantener una alimentación infantil sana durante las vacaciones, hoy queremos centrarnos en los beneficios que tiene la fruta de verano.

Fruta de verano

Unas frutas que son llamativas por sus alegres colores, deliciosas por su sabor, y que además, contienen mucha agua. Un detalle fundamental para hidratar a nuestros peques en sus aventuras en la playa, en la montaña, o en el pueblo. De hecho, durante el verano tenemos algunas de las frutas más ricas de todo el año, con la sandía, las cerezas, el melón, el albaricoque, la ciruela o el melocotón como frutas estrella. Y com bien sabéis, hay que aprovechar siempre que podamos en comer alimentos de temporada, ya que las frutas tienen más sabor, contienen más cantidad de nutrientes y suelen ser también más económicas.

Fruta de temporada

Estas frutas son ideales para tomar como postre gracias a su dulce sabor, pero también como aperitivo de media mañana, o como merienda perfecta para tomar mientras los niños y niñas hacen un receso en sus juegos en la piscina o en la playa, sustituyendo así a la bollería industrial. Concretamente, tanto la sandía como el melón tienen, además de mucha agua y efectos antioxidantes, un bajo aporte calórico y están casi libre de grasas, ayudando también a eliminar toxina.

Fruta de verano

Además, estas frutas son ideales para preparar dulces, cremas frías, o polos y helados caseros. Con muy poco esfuerzo, puedes incluir estas frutas en la dieta de tus peques. Así que como podéis ver, todo son ventajas para disfrutar estas vacaciones de la fruta de verano.