¡Ya sabéis que en COMBI CATERING somos fans fans de consumir productos de temporada! Y por eso hoy, os traemos hasta nuestro blog una fruta que nos encanta y que es el complemento ideal para poner el punto y final a una comida o a una cena: las fresas. Aunque ahora tenemos fresas durante todo el año en el supermercado, la época apropiada para comerlas es entre febrero y mayo.

Al estar en temporada, las fresas y fresones están a precios totalmente asequibles (nada que ver con el precio de las fresas que pueden verse en las tiendas en diciembre) y tienen un sabor excepcional (comer fresas de temporada asegura una explosión de sabor en la boca). Y además, nos aseguramos de que buena parte de las fresas que estamos consumiendo son de origen nacional (Ya sabéis lo que nos gusta consumir productos de cercanía para apoyar el empleo local y mejorar la sostenibilidad del planeta).

Beneficios de la fresa

Con el comienzo de la temporada, que se estira hasta el comienzo del verano, llegan fresas con muchísimo sabor, y además, a un precio inmejorable. Y si te sobran y no sabes qué hacer con ellas porque se van a pasar, siempre puedes preparar una mermelada casera, un postre o un batido de fresas. Vamos, que todo son ventajas para esta fruta llena de propiedades beneficiosas para nuestra salud ¿Quieres saber cuáles son? Pues sigue leyendo, porque te lo contamos a continuación…

Porqué hay que comer fresas

Para empezar, tienes que saber que las fresas son ricas en vitamina C, (lo que nos ayuda a mejorar la absorción de hierro de los alimentos que tomamos, además de ayudar a fortalecer el sistema inmunitario) y tienen una gran capacidad antioxidante gracias a los pigmentos que aportan ese color rojo tan característico. Gracias a esos antioxidantes, fresas y fresones ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y degenerativas.

Temporada de fresas

Las fresas también son una importante fuente de ácido fólico, que ayuda a formar células sanguíneas y a fortalecer el sistema inmunitario, además de contener también potasio (ayudan a combatir la hipertensión) y ser muy ricas en fibras y en agua. Por su fuera poco, tienen pocas calorías.

Fresas

Como ves, además de estar riquísimas y dar mucho juego en nuestra dieta gracias a todas las recetas que se pueden preparar por ellas, las fresas y los fresones tienen múltiples propiedades que la hacen totalmente recomendable a la hora de consumirlas de forma habitual. Solas, en batido, como parte de un postre, en ensaladas, en mermelada casera… (pero por favor, evita su consumo con natas industriales que son pura grasa. Hay un montón de formas de comerlas de una forma mucho más sana y natural).