El final de la primavera y el comienzo del verano es una época maravillosa para comer fruta. Es el momento de esas frutas llenas de sabor, refrescantes… frutas que entran solas y que gustan a grandes y peques. Este mes, en COMBI CATERING hemos seleccionado al albaricoque como fruta del mes.

El albaricoque, también conocido en Aragón como alberje, es una fruta que hunde sus raíces en la historia. De hecho, hay constancia de que esta fruta era cultivada en China hace nada más y nada menos que 3000 años. Y a Europa llegó gracias a los romanos, que introdujeron esta fruta en nuestros cultivos.

Propiedades de los albaricoques

Además de ser refrescante y muy fácil de comer gracias a su carne dulce y jugosa, el albaricoque tiene numerosas propiedades. Por ejemplo, esta fruta de verano es rica en vitaminas (especialmente A y C), además de contener minerales como el calcio, el potasio o el magnesio. También contiene betacaroteno y taninos.

Consumir albaricoque también es bueno para el crecimiento óseo,  ayuda al tránsito intestinal y combate la retención de líquidos al ser diurético. También ayuda a reforzar el sistema inmunológico, combate la hipertensión y puede ayudar a prevenir problemas cardiovasculares, son olvidarnos que contienen antioxidantes que protegen a las células de nuestro organismo del ataque de los radicales libres, retrasando así el envejecimiento.

Helado de plátano, cereza y albaricoque

Helado de albaricoque

Y como estamos en plena época de albaricoques, os dejamos con esta deliciosa y sana receta de helado de plátano, cereza y albaricoque que esperamos que os guste tanto como a nosotros.

Ingredientes: 

  • 4 plátanos maduros
  • 200 gr. de cerzas
  • 4 albaricoques
  • 2-3 onzas de chocolate negro
  • Leche vegetal (opcional)
  • Endulzante tipo sirope de ágave o de arce (opcional)

Elaboración:

  • Pelar y trocear los plátanos, lavar bien los albaricoques y las cerezas, las deshuesamos y las cortamos a mitades o cuartos.
  • Guardar la fruta en un recipiente hermético y dejarlas 5 o 6 horas en el congelador.
  • Transcurrido ese tiempo, batir la fruta mezclada en el vaso de la batidora hasta conseguir ua textura densa y untuosa.
  • Puedes añadirle si lo deseas un chorrito de leche vegetal para que quede más cremosa.
  • Para finalzar, añade las onzas de chocolate y bate un poco más

¡Y ya tienes un delicioso helado de plátano, cereza y albaricoque! Más sencillo, imposible, y además, mucho más sano que los helados industriales llenos de grasas y azúcares.